La gente y sus luchas

“Nuestras vidas están atadas a la plantación. Dónde vivimos, cuánto ganamos y qué podemos cocinar en casa, incluso decide las fechas de nuestro matrimonio. ¿Autodeterminación? No sabemos qué es "

La lucha de las trabajadoras de las plantaciones de té en la región occidental de la India ilustra una realidad común para las mujeres de todo el mundo.

En las áreas rurales, las mujeres siembran, aran la tierra y recolectan más del 50% de los alimentos. Su contribución es esencial en la fuerza laboral del sector alimentario pues asumen tareas antes y después de la cosecha, sean estás tareas remuneradas o no. Además, se espera que las mujeres soporten la carga principal de las tareas domésticas y el trabajo de cuidado.

Lamentablemente, a pesar de desempeñar un papel fundamental en sus comunidades, las mujeres reciben poco o ningún reconocimiento y, a menudo, son tratadas como ciudadanas de segunda clase. En las plantaciones de té, donde la vida ha cambiado muy poco desde los tiempos coloniales, las mujeres se encuentran en la peor situación imaginable.

Las trabajadoras componen más de la mitad de la fuerza laboral. El salario promedio es de 1,34 euros por día, para aquellas que tienen la suerte de alcanzar la cuota mínima establecida. No hay concesiones para las trabajadoras embarazadas, la atención prenatal y postnatal esta fuera de toda consideración y el acceso a la atención infantil es inadecuado.

"El gobierno se ha dado por vencido con nosotros", dice una trabajadora mientras cuida a su hija.

No obstante, los y las trabajadoras de muchas plantaciones de té, se movilizan para mejorar sus condiciones de trabajo y de vida para terminar el ciclo de dependencia que lastra su futuro. Para las mujeres, en particular, esta lucha se extiende más allá de los límites de la plantación.
 

NOTICIAS RELACIONADAS:

Trabajadores de té en la India: una vida sin dignidad

Lucha | Mujeres de las Plantaciones de Té: La Lucha por la Dignidad